Entradas etiquetadas como " Rock"

El gaitero del Día-D

Lunes, 17 de septiembre de 2012   //   Artículos, Bitácora  //  2 comentarios

My name is Billie Millin
I brave the norman shore
mortal shells, machine guns,
D-Day, 1944

Así comienza la letra de la canción de The Real McKenzies que me llevó a interesarme por curiosidad en la historia de Billie Millin, soldado de la segunda guerra mundial que se hizo famoso por liderar a su escuadrón de soldados escoceses utilizando como armas una gaita y un sgian-dubh. Nacido en Canadá pero criado en Escocia, tanto Millin como su comandante, Lord Lovat, tenían esa mezcla de valor y total ausencia de sentido común que no es extraño ver por esos lares, que en español vulgarmente se define con la frase “Con dos cojones y poco cerebro” y que en la Segunda Guerra Mundial dio lugar a historias tan increíbles como la del también escocés Jack Churchill, aka Mad Jack, quien participó en ella armado con su gaita, su claymore y un arco largo (con los que dio mucha guerra a los alemanes, todo sea dicho).

El caso es que Millin estaba contemplando el desembarco de Normandía -explosiones, tiroteos, gente cayendo, escenas dantescas- cuando recibió la orden de Lord Lovat de tocar la gaita al estilo de las antiguas batallas para guiar a los soldados. Esa práctica estaba directamente prohibida, pues con la nueva forma de hacer la guerra ya no tenía sentido e incluso podía resultar peligrosa, y Millin así se lo comentó a su superior. Pero Lovat, con esa flema tan propia de aquellas islas y haciendo honor al kilt -único en llevarlo durante el desembarco- respondió: “Ah, but that’s the English War Office. You and I are both Scottish, and that doesn’t apply.” O lo que es lo mismo: “Soy escocés, y esa ordenanza me la sopla”.

Millin enarboló la gaita, comenzó a tocar Highland Laddie. A su lado, los soldados recuperaban la moral, aunque no faltó alguno que lo calificó de “loco bastardo”. Más o menos, como los francotiradores alemanes que, hechos prisioneros, declararon después que no le derribaron pensando que estaba completamente desquiciado y que no merecía la pena gastar balas con él.

Millin sobrevió a la primera canción, y después a la segunda, Road to the Isles, aunque reconoció que el peor momento fue cuando se encontraba rodeado de heridos sin poder hacer otra cosa que tocar el instrumento. Finalmente sobrevivió al desembarco completo, hasta morir en 2010 ya anciano y recordado por muchos, convertido en leyenda. Sobre todo en Francia, donde sus gaitas se conservan en un museo dedicado al Desembarco y se yergue una estatua en su honor realizada con donaciones personales… de las cuales sólo 6 de 87 provinieron de Reino Unido.

Si se piensa detenidamente en la acción de Millin, lo cierto es que es difícil decidir si lo que hizo fue una estupidez absoluta o un acto memorable de valor. Lo cierto es que, de una u otra forma, resulta admirable la sangre fría de aquel muchacho de 21 años que se dedicó a la música en un momento tan terrorífico como aquel, y que es muestra de cómo hay momentos en que un símbolo apropiado puede hacer más que un par de manos más.

Heavisaurus

Martes, 22 de junio de 2010   //   Bitácora, Por la Red  //  4 comentarios

Esta entrada se la dedico a Metalsaurio. Y es que quiero compartir este vídeo que me ha llegado en un correo de Rafa, de la Hermandad de Roleros Diabólicos, y presentaros a los Heavisaurios.

Se trata de una banda finlandesa de, según ellos, dinometal, orientada a atraer a las juventudes al mundo del rock, el heavy (y la paleontología supongo). Por lo que he encontrado por internet, parece incluso que allá por el norte están patrocinados por Nestlé, y en las cajas de cereales aparecen los códigos para descargar sus canciones. Y yo digo… olé los finlandeses. E inicio las apuestas ¿Cómo sería “Teletubbies vs Heavysaurus, la Pelea”?…

PS: Por cierto: ambos finlandeses, la chica al teclado en ambos casos, cinco componentes… ¿serán los Lordi con otro disfraz? ^^

PPS: Su página oficial.

Las rocas cantoras de Pennsylvania

Miércoles, 02 de junio de 2010   //   Artículos, Bitácora  //  3 comentarios

La naturaleza a veces nos sorprende con curiosidades que casi parecen auténtica magia.

En 1890, la sociedad Historica de Buckwampum disfrutó de un memorable concierto ofrecido por JJ Ott. No fue memorable por la calidad de la música, ni por su duración o puesta en escena. Sin embargo, se puede considerar el primer concierto rock de la historia.

Bromas aparte (además el chiste no es mío) aquel concierto fue realizado con las rocas cercanas a Upper Black Eddy, Pennsylvania, que tenían, y tienen, la capacidad de resonar con el claro tono de una campana cuando son golpeadas por un martillo. Lo curioso no termina ahí, sino que ese sonido es irreproducible si se aleja una de esas rocas de su entorno natural, ahora conocido como “The Ringing Rocks Park“.

Aunque la explicación científica todavía no está muy clara y hay múltiples teorías, en 1965 un científico llamado Richard Faas trató de reproducir el fenómeno en laboratorio, llegando a la conclusión de que las rocas, de alguna forma, producían al ser golpeadas un sonido de una frecuencia inaudible para el oído humano, pero que en interacción con la frecuencia de las otras rocas se convertía en ese sonido metálico tan característico.

Rodeada de un hermoso paraje boscoso, la cuenca de rocas -de unos tres metros de profundidad-, tiene origen volcánico y está formada por diabasa (también conocida como granito negro), una roca ígnea intrusiva parecida al basalto. Miles de años de congelación y descongelación, un proceso llamado gelifracción, rompieron las rocas en cientos de fragmentos convirtiendo la zona en un canchal.

El fenómeno, por otro lado, no es único. Este tipo de rocas, denominadas litofónicas, se han encontrado en distintas partes del planeta, como las Piedras Musicales de Skiddaw, en Inglaterra, o el Bell Rock Range, en Musgrave Block, Australia.

Vía | Atlas Obscura

La historia de Herr Mannelig y la troll

Miércoles, 14 de abril de 2010   //   Artículos, Bitácora  //  4 comentarios

Cuenta la historia de Herr Manneligcómo este caballero encuéntrase una mañana con un troll de la montaña. El troll es una hembra, que al ver al guapo caballero utiliza todas sus dotes de seducción para conseguir que la acepte en matrimonio. Para ello, le ofrece riquezas sin parangón, tan solo a cambio de su mano. Sin embargo, Herr Mannelig rechaza a la criatura, ya que no es una dama cristiana sino un ser maligno y sobrenatural, y la troll, desesperada, ve como herr Mannelig marcha.Así cuenta una antigua balada tradicional sueca que ha sido interpretada pos gran cantidad de grupos, como Haggard, In Extremo o Hedningarna, algunos más tradicionales que otros. La canción, en cualquiera de sus versiones, es una preciosidad. No obstante, siempre me picó la curiosidad lo que se podía leer entre lineas de ese breve encuentro entre Mannelig y la troll.

Entre historias de caballeros incorruptibles, Mannelig reconoce que vendería su mano por regalos tan fastuosos como los de la troll si ella fuera una mujer cristiana. Y la troll queda desesperada, atada a la maldición que la consume. Por otro lado, la troll intenta comprar el amor con regalos, con voz ladina a cambio de ser desposada, sin éxito alguno.

En una situación tan ambigua como esta, resulta interesante hacer uso de la imaginación y ponerse a fabular. ¿Qué hubiera sucedido si, en lugar de un Herr Mannelig, se hubiera encontrado con un caballero con menos prejuicios? ¿Hubiera roto el caballero una maldición lanzada contra una mujer normal quizás? ¿Hubiera muerto el caballero en la olla de la troll tras una discusión conyugal? ¿O la maldición era un castigo para mostrar a la dama que el dinero no puede comprarlo todo, y el rechazo de herr Mannelig es una muestra de ello? ¿Había maldición o era un simple calentón por no pillar cacho nunca? ¿La troll era malvada de verdad y Mannelig le da una excusa con lo del cristianismo para no meterse en marrones? ¿Cual es la moraleja de la historia? ¿Aparecerá un caballero que mire más allá del aspecto y raza de la criatura y, si es así, encontrará algo? ¿Encontrará a un troll igual de troll que ella con el que compartir la vida? ¿Se dedicará a comer caballeros por despecho? ¿O vendrá finalmente un grupo de gautas y acabará con el dilema matando a la troll y robando su tesoro finalmente?

Es divertido usar la imaginación. Y con una música como la de Haggard de fondo, espero que sea mucho más fácil.

Para aquellos que tengan curiosidad por la historia, os dejo una traducción casera del inglés al español de la canción tradicional:

Leer más >>

Viaje al continente helado

Domingo, 17 de enero de 2010   //   Artículos, Bitácora  //  1 comentario

A principios del siglo XX, la Antártida era uno de los últimos grandes retos de la exploración que le quedaba pendiente al ser humano. Heredada tras un siglo de grandes descubrimientos, honrada e idealizada, a la figura del explorador decimonónico que recorría con escasos medios desiertos, junglas, mares, tormentas y calamidades, le quedaba ya poco por descubrir. No porque no quedaran misterios, sino porque los puntos claves, aquellos que introducirían su nombres en la Historia, en su mayor parte habían sido ya conquistados.Había pocos lugares significativos que quedaran por cartografiar, estudiar, recorrer y descubrir. Y, entre esos sitios, los dos polos de nuestro planeta eran los más inhóspitos e inaccesibles. De hecho, Robert Peary no alcanzó el polo Norte hasta 1909 y no fue hasta 1911 que Roald Amundsen alcanzara el Polo Sur.

Sin embargo, son muchos los hombres que se lanzaron a aquella aventura y protagonizaron relatos que pasaron a la historia como muestras de la tenacidad y voluntad de la humanidad y también, en otros muchos casos, de su arrogancia e insignificancia.

Los polos, las zonas árticas y antárticas, fueron el escenario de numerosas muertes, de difíciles victorias y de gestas que han pasado a la historia como auténticas heroicidades. Como las del capitán Lawrence Oates (la canción es un homenaje de Warcry), que sacrificó su vida por no ser una carga para sus compañeros en la malhadada expedición de Scott; o como el victorioso regreso de Ernest Shackleton y la expedición Endurance al completo tras pasar por la terrible experiencia de estar atrapados 22 meses en el hielo. (Expedición que pasó a la historia por las magníficas fotos que se tomaron durante ese periplo y que llevaron a la fama al fotógrafo Frank Hurley.)

Actualmente, la magia de los juegos de rol me está permitiendo, a través de una larga campaña de La Llamada de Cthulhu magníficamente llevada, recrear el espíritu de esas expediciones y viajar a un continente Antártico mucho más peligroso que el real, para intentar coronar con éxito Las Montañas de la Locura. O, al menos, intentar sobrevivir a ellas lo menos loco posible.

 

Luna Azul de fin de año

Jueves, 31 de diciembre de 2009   //   Bitácora  //  3 comentarios

Aunque la Luna da una vuelta completa alrededor de la tierra cada 27,3 días, el movimiento de la tierra con respecto al sol hace que el tiempo entre dos fases de luna iguales sea, de promedio, 29,5 días. Debido a eso, y a que los meses en nuestro calendario tienen 30,5 días aprox, a veces sucede que en un mes podemos ver dos lunas llenas.Esa segunda luna llena se llama Luna Azul, y es un fenómeno poco habitual. De hecho, el propio término es utilizado en el lenguaje de los hijos de Albión para referirse a cosas muy extrañas y ocasionales (Once in a blue moon). Eso sí, no esperéis que la luna se vea azul en absoluto, o siquiera verla si está lloviendo como en Zaragoza ahora mismo.

Esta noche, la veamos o no, el fenómeno va a ser especialmente extraño. Primero, porque es la segunda Luna Azul de 2009, hecho que sucede sólo cuatro veces en cada siglo y que no se repetirá hasta 2018. Tercero, porque coincide con el final del año (o con el principio en algunos países), y tendremos que esperar 18 años para volver a decir lo mismo.

Así que, para llevar un poco la contraria, y teniendo en cuenta que es un fenómeno que veremos en menos ocasiones que la Nochevieja, quería felicitaros a todos una hermosa Luna Azul de Fin de Año.

Un abrazo a todos los lunáticos, los raros, los excéntricos, los insomnes, los amantes de las curiosidades, los que no se conforman con lo normal, los nocturnos, los licántropos y, en especial, los bichos raros que me leeís y los bichos raros a los que aprecio. Con todo el cariño.

Y, de regalo, una canción de Luna Llena.

Leer más >>

Serj Tankian

Sábado, 21 de noviembre de 2009   //   Artículos, Bitácora  //  Sin comentarios

Es lo que tiene Internet… comienzas viendo una cosa, y a base de clics apareces en algo totalmente distinto. No sabría decir como he pasado de Rammstein a encontrarme esto… o si con los clics de Youtube se puede aplicar el número de Bacon y todo vídeo está a menos de seis clics de otro, pero por azar he vuelto a encontrarme con un vídeo de esos difíciles de ignorar.

Se trata del videoclip “Empty Walls” de Serj Tankian, antiguo cantante de System of a Down y Soil. Serj Tankian se destaca no solo por su voz característica, inconfundible, de amplísimo rango y la fuerza de sus letras, sino por una fuerte personalidad que toca todas sus canciones. Las letras de este tenor, poeta, compositor y multinstrumentista armenio-americano no dejan jamás indiferentes. De hecho, como sucedía ya en System of a Down.

De todas formas, para que juzguéis vosotros mismos, os dejo este videoclip. No es mi canción favorita, pero sí uno de los mensajes que más aparece en sus obras:

NO a la guerra, las matanzas, la discriminación o la intolerancia.

Leer más >>

Categorías de Bitácora

Para escuchar mientras lees

Comentarios recientes

  • Cargando...

Nube de Etiquetas

Últimas imágenes añadidas

Rincones de la Iglesia de San Félix,</br>Gerona, España. Puerto de Mequinenza.</br>Mequinenza, España. Los Pirineos desde las murallas.</br>Gerona, España. Vistas desde el mirador.</br>Gerona, España. Skyline de Gerona.</br>Gerona, España. Paseo de Reina Joana.</br>Gerona, España. Callejuelas de la ciudad.</br>Gerona, España. Maraña rubia. Costa de La Escala (I).</br>Gerona, España.